Cómo luchar contra la morosidad en las comunidades de vecinos

La morosidad en las comunidades de vecinos se ha convertido en una preocupación creciente, especialmente en contextos económicos adversos. Este problema no solo afecta la liquidez y la capacidad operativa de la comunidad, sino que también puede generar tensiones y conflictos entre los propietarios. Abordar eficazmente la morosidad es crucial para mantener la armonía y el buen funcionamiento de los espacios comunes.

Desde Afinca, expertos en gestión de comunidades en Málaga, exploramos diversas estrategias y medidas legales disponibles para gestionar y minimizar los casos de morosos en tu comunidad de vecinos. Si estás buscando soluciones prácticas y efectivas, sigue leyendo para descubrir cómo puedes actuar ante esta problemática y asegurar la convivencia y la gestión financiera de tu propiedad.

¿Cuándo un vecino es moroso?

Un vecino se considera moroso cuando no está al corriente de pago de las obligaciones vencidas, líquidas y exigibles con la comunidad de propietarios. Esto incluye tanto las cuotas ordinarias como las derramas extraordinarias o el fondo de reserva. Según la ley de propiedad horizontal, el impago de una sola cuota, ya sea ordinaria o extraordinaria, otorga la condición de moroso al día siguiente del plazo estipulado para su abono si este está especificado en los estatutos o acuerdos de la junta de vecinos.

¿Cómo puede la comunidad reclamar la deuda?

Reclamar por la vía amistosa

Antes de proceder legalmente, se recomienda agotar la vía amistosa. Esto implica establecer un diálogo con el propietario moroso para explorar posibles acuerdos que faciliten el pago de la deuda. Este enfoque no solo es más cordial sino que también puede ser más rápido y menos costoso que un procedimiento judicial. En caso de incumplimiento del acuerdo, es crucial documentar todas las comunicaciones, preferiblemente mediante carta certificada o burofax, para tener pruebas claras de los intentos de solución amistosa.

Reclamar por la vía judicial

Si la reclamación amistosa no resulta efectiva, la comunidad puede optar por el procedimiento monitorio, que es el más común para este tipo de casos conforme al artículo 21 de la Ley de Propiedad Horizontal (LPH). Este procedimiento requiere:

Aprobación de la junta de propietarios: La junta debe aprobar la liquidación de la deuda.
Notificación al deudor: Informar al propietario moroso sobre el acuerdo de la junta.
Certificación de impago: Emitida por el secretario con el visto bueno del presidente, si el pago no se efectúa en los plazos establecidos.
La petición inicial se presenta al juzgado sin necesidad de abogado o procurador, adjuntando los documentos requeridos. Si el deudor no responde o se opone, se pueden tomar medidas adicionales como el embargo de bienes.

Contacta con un administrador de fincas profesional

Dado que la gestión de estas situaciones puede ser compleja y tediosa, contar con el apoyo de un administrador de fincas profesional, como los que ofrece Afinca, es crucial. Nuestros expertos no solo pueden ayudarte a navegar por el proceso de reclamación de deudas, sino que también ofrecen asesoramiento continuo y gestión eficaz de tu propiedad para prevenir futuros problemas de morosidad.

¿Cómo se tramita la reclamación judicial?

Para tramitar una reclamación judicial de deudas en una comunidad de propietarios, se puede utilizar el procedimiento monitorio. Este procedimiento comienza con la aprobación de la junta de propietarios para la liquidación de la deuda, su notificación al propietario moroso y la emisión de un certificado del secretario de la comunidad con el visto bueno del presidente. Si el moroso no paga dentro de los plazos estipulados, se presenta la petición inicial al juzgado junto con la documentación necesaria.

¿Cuánto tiempo se tarda en el juzgado en recuperar la deuda?

El tiempo que se tarda en recuperar la deuda a través del juzgado puede variar, pero generalmente oscila entre 12 y 24 meses. Este plazo depende de la complejidad del caso, la respuesta del deudor y la carga de trabajo del juzgado. La eficacia del procedimiento judicial también puede influir en la rapidez con que se recupera la deuda.

¿Qué garantías hay para recuperar la deuda?

Las deudas con la comunidad están protegidas por la ley, lo que ofrece ciertas garantías para su recuperación. El inmueble del deudor puede ser utilizado para asegurar el pago de las deudas, y en caso de venta, el nuevo propietario asume las deudas de cuotas de la comunidad correspondientes al año en curso y los tres años anteriores. Además, los créditos a favor de la comunidad tienen carácter preferente en caso de insolvencia del deudor.

¿Se puede privar al moroso del uso de la piscina u otros elementos comunes?

Sí, es posible privar temporalmente al vecino moroso del uso de ciertos elementos comunes como piscinas, pistas de pádel o gimnasios, aunque esta medida debe ser aprobada por la junta de propietarios y no debe ser abusiva ni desproporcionada. La privación del uso de servicios básicos como ascensor o escaleras está generalmente considerada como desproporcionada y podría ser rechazada por los tribunales.

¿Se pueden imponer intereses elevados a los propietarios morosos?

La ley de propiedad horizontal permite que la comunidad de propietarios imponga intereses por mora superiores al interés legal del dinero, como medida disuasoria contra la morosidad. Esta decisión debe ser acordada en la junta de propietarios y no puede tener carácter retroactivo. Los intereses elevados ayudan a compensar a la comunidad por los retrasos en los pagos y actúan como incentivo para que los propietarios cumplan con sus obligaciones financieras a tiempo.

¿Qué papel tiene el administrador de fincas para cobrar la deuda?

El administrador de fincas juega un papel crucial en la gestión de las deudas de la comunidad. Es responsable de contabilizar las deudas, notificar a los deudores y, si es necesario, iniciar el procedimiento para la reclamación judicial. El administrador también actúa como mediador en intentos de conciliación y asegura que todos los procedimientos se ajusten a la normativa vigente, facilitando así la recuperación eficiente de las deudas.

Enfrentar la morosidad en una comunidad de vecinos requiere medidas claras y eficaces. En Afinca, especialistas en administración de fincas en Málaga, te ofrecemos asesoramiento experto y soluciones personalizadas para gestionar estas situaciones delicadas. No permitas que la morosidad afecte a tu comunidad; contacta con Afinca hoy mismo y descubre cómo podemos ayudarte.

Entradas recomendadas